<%@LANGUAGE="JAVASCRIPT" CODEPAGE="1252"%> Como fabricar una boya para pescar

Como fabricar una boya para pescar

www.pescapira.com.ar www.pescapira.com.ar
pesca turismo ecología
1º parte

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Boyas Criterio

Como prometí, este es mi primer envío sobre la fabricación, luego seguirá la pintura y por último, precios y comercialización.

La materia prima utilizada es la madera balsa, su peso específico, densidad y flotabilidad es irremplazable por cualquier otro material para una pesca tan sutil como la del pejerrey. Incluso el Kiry, madera dura y liviana y con un costo exageradamente menor no tiene las cualidades de la balsa y ojo, que en el mercado hay mezcla, yo lo he comprobado.

La balsa se obtiene en zonas tropicales y no se adapta en otros climas. Se encuentra en Ecuador, parte de Colombia, Venezuela y se están haciendo intentos en el norte de Perú y además en Sudáfrica, este último lo descartamos por los costos de flete.

En nuestro caso la madera que se consume por calidad y costo de transporte es la de Ecuador. A medida que las zonas se alejan del trópico disminuye notablemente la calidad.

Esta madera Ecuatoriana se comercializa en diferentes calidades y durezas, la de mejor calidad tiene como principal destino EE.UU. y parte de Europa , aparte del uso en maquetaría y aeromodelismo que son los más comunes, se utiliza para la fabricación de hélices en generadores de energía Eólica, por lo que la demanda va en aumento. Su cultivo no requiere demasiados cuidados, se planta dentro de la selva ecuatoriana y lo costoso es el talado y traslado para su proceso.

Es habitual que en algunas temporadas del año, debido a que las constantes lluvias imposibilitan el traslado, halla faltante en el mercado.

El valor promedio en el mercado argentino es de 1.500.- dólares el metro cúbico y para asegurar la continuidad en la fabricación se está obligado a realizar stock de la misma. Para poner un ejemplo consulten Uds. el valor de una lámina de balsa en alguna librería técnica.

La compramos en fardos que tienen dos medidas estándar, el alto de 7,5 cm. y el largo de 93 cm., con anchos variables desde 4 hasta 14 cm., abundando los más angostos de 6, 7 y 9 cm. promedio y contienen un porcentaje de tacos duros o rajados lo que genera una perdida.

Debemos ser muy cuidadosos para seleccionar los cortes y lograr un rinde medianamente lógico. De un taco de 7,5 cm. de altura y mismo ancho podemos obtener 50 tacos para boyas chiquitas y 10 para las más grandes dependiendo del diámetro y largo de la boya generando grandes diferencias de costo según el modelo.

Una vez cortado a la medida deseada pasa al torno. En este punto es necesario hacer una aclaración, por ser esta una fabricación para nada tradicional, no existe en el mercado ningún tipo de maquinaria para el proceso de la madera balsa por lo tanto toda la maquinaria utilizada es de diseño y fabricación propia, con el costo y tiempo que esto encierra.

Una boya se puede hacer con un taladro de mano y una lija, la fabricación en serie no.

La boya que sale del torno no queda lista para pintura, requiere de terminaciones especiales en la cola y el ataque como la que uds. encuentran en nuestros productos, desde que comienza la terminación hasta que se estucha un juego de boyas todo el trabajo es totalmente manual, artesanal y aún, con capacitación previa, no cualquier persona logra realizar dichas tareas.

Pasamos al espaguetado. El espagueti o capilar plástico que se utiliza, por no tener otras aplicaciones en el mercado, se fabrica exclusivamente para nosotros y por lo engorroso de su fabricación las cantidades mínimas son altas, por lo tanto, la inversión también. En una producción suele haber un porcentaje que no cumple con la calidad y medida requerida por nosotros, este descarte lo absorbe el fabricante quien lo envía al mercado a precios bajos para recuperar el material utilizado. Por lo general otros fabricantes de boyas usan ese espagueti desconociendo que es producto de nuestro descarte.

Espaguetadas las boyas y pegados ambos extremos con la gotita de poxipol, si, la más cara de las gotitas, porque es la única que funciona para tal fin, cortamos el sobrante y lijamos los bordes del pegado para que la costura que deja el pegamento no deforme las puntas por acumulación de pintura.

Como el proceso de pintura se realiza por inmersión, boya por boya, se colocan ganchos de alambre fabricados especialnemte para colgar cada pieza en una bandeja dentro de las cabinas de pintura.

En esta primera parte hasta acá llegamos, prepararé para la próxima el pintado de las boyas Cribal y Criterio.

Intento ser lo más simple y conciso posible, espero no aburrirlos.

Un saludo para todos y buena pesca.

Norberto Zacarias

 
arriba

amigos@pescapira.com.ar

Idea y Dirección Carlos Alberto Chaubell - copyrait PESCAPIRA es un producto de ECOSISTEMA prohibida su reproducción total o parcial